Ser y no-ser se engendran mutuamente


jueves, 5 de marzo de 2009

6 - Principios del Yin Yang

Carlos P. Nogueira en el libro "Acupuntura I"enuncia Cinco principios en que basar la teoría del Yin-Yang:

Todas las cosas tienen dos aspectos: Un aspecto yin y otro yang.Los fenómenos se pueden clasificar como Yang o Yin según la tendencia que predomine, teniendo en cuenta que estos conceptos no son absolutos sino relativos en función del sistema de referencias utilizado.
Cualquier aspecto yin y yang puede a su vez subdividirse en yin y yang.
Así decimos que el día, por estar más iluminado es Yang con respecto a la noche que es Yin, oscura, pero la tarde es Yin con respecto a la mañana y Yang en referencia a la noche; también el atardecer es Yang respecto a la media noche y Yin en relación a la tarde.
En el cuerpo humano la parte anterior es yin comparada con la posterior que es yang, pero a su vez en la parte anterior el pecho es yang con respecto al abdomen.
Yin y yang se crean mutuamente. En el Capitulo II de Tao te King dice:
“Todo el mundo tiene la noción de lo bello, a través de lo que no es bello. Todos los hombres tienen la noción de lo bueno y a través de lo que no es bueno. De esta forma, ser y nada, difícil y fácil, son nociones correlativas, el conocimiento de una de ellas nos revela la otra”.
Yin y Yang se controlan el uno al otro
Si el yin es excesivo el yang será demasiado débil y viceversa. Por ejemplo si en el Hígado, la energía (yang) está en plenitud, la sangre(yin) se estanca por falta de movimiento. Yin y Yang se transforman el uno en el otro.
En diferentes capítulos del Tao te King se hace referencia a estos principios:

Capítulo IX
No se puede mantener ningún extremo durante mucho tiempo. A cualquier apogeo le sucede necesariamente su decadencia. Así ocurre con el hombre...
Capítulo XXXVI
El comienzo de la contracción sigue necesariamente el apogeo de la expansión... El más, llama al menos, el exceso llama al déficit.
Capítulo XXVI
Lo pesado es la base de lo ligero, el descanso es el sostén del movimiento.
Capítulo XLV
El movimiento triunfa del frío, el reposo abate el calor...